21/1/18

Medio año de amor


El tiempo vuela, antes no me daba cuenta ( o no quería darme ), pero cuando nació Hugo los días y sus cambios comenzaron a pasar a la velocidad del rayo, todavía recuerdo las primeras noches en casa cuando comenzaban los cólicos y me moría de los nervios.

Recuerdo que Sergio me dijo " Ahora comienza una etapa muy dura pero pasará ", yo lo miraba con incredulidad pensando que nunca acabaría despertarnos cada hora durante la noche y es que por mucho que te lo cuenten piensas que eso no te va a pasar a ti... es una experiencia preciosa pero dura. 

Renuncié a la lactancia materna, como ya os conté, sin haberlo previsto y eso por extraño que parezca me ayudó un poco en la recuperación de la cesárea, Sergio daba la mayoría de los biberones y era una escena tan maravillosa que me quedaba embobada mirándolos, quizá no era lo deseado pero era una situación llena de ternura.

A duras penas hicimos de nuevo una mudanza cuando Hugo tenía tan sólo unos días, contamos con la ayuda de mis padres y la verdad es que se quedó en una anécdota un poco agridulce porque lo lógico hubiese sido estar acomodados pero durante el embarazo tanta ida y venida a Zaragoza buscando nuestro nidito fue muy estresante y poco agradable.

Poco a poco todo estuvo en su sitio y aunque todavía estoy dando los últimos retoques a nuestro nuevo hogar ya puedo disfrutar un poco de cierta calma.
Por supuesto los cólicos pasaron después de tres meses, como vaticinó nuestra pediatra y Hugo comenzó a dormir del tirón.

El balance es positivo, porque ha sido un cambio en nuestras vidas lleno de amor y sentimientos que desconocíamos, ser madre me ha enriquecido como persona y cambiado aspectos de mi personalidad que daba por perdidos.
Estos seis meses los hemos superado con paciencia, amor y mucho apoyo diario de las personas que más nos quieren, esas personas que dan sin pedir nada a cambio y que sólo quieren verte feliz.
Poco a poco se ha ido borrando lo más duro y afianzándose lo más bello.

Repetiríamos ? Eso ya forma parte de otro post de quizá otro año ;).


Zara: jersey y pantones

Purificación García: bolso

Pendientes: Agatha Paris

Alpe: botas vía Spartoo


13/1/18

Me gusta ser mamá !




No soy la misma, he tenido momentos en los que me he visto desmejorada y muy cansada, momentos muy duros que me han hecho llorar pero que la naturaleza ha resuelto de forma espontánea.


El minimalismo se ha convertido en mi estilo de vida, ahora simplifico, no necesito mucho para arreglarme, cuando viajo mi maleta es minúscula y cuando salgo las tiendas ya no tienen poder sobre mí.
Siempre voy “ contrareloj “, casi nunca me suelto el pelo y mi único complemento es un carrito.



Sin embargo no volvería atrás aunque haya momentos en los que daría mi reino por sentarme, sin prisa, en la peluquería.
Porque ahora me miro a través de los ojos de Hugo y os aseguro que para ellos soy la mejor, nadie me había mirado así...
Tampoco importa si tengo un mal día porque cuando me sonríe esa boquita tan pequeña me vengo arriba y descubro que tengo superpoderes y cuando llega la hora de dormir y su manita me coge el dedo siento que todo, absolutamente todo, ha merecido la pena 💪🏻👶🏻💙. 


RESUMIENDO: He descubierto lo que es ser mamá y me gusta !

31/12/17

Parece que fue ayer...


Comienza 2018 y todavía me parece ayer cuando acababa de hacerme la prueba de embarazo apenas seis días después de la FIV, no esperaba que todo fuese bien a la primera, Hugo era uno de los embriones campeones que había pasado un DGP y decidió quedarse con nosotros.

Aquel momento fue mágico, supongo que todos los tests positivos lo son, pero la incertidumbre que conlleva un tratamiento así lo multiplicó por mil !

Todo salió bordado, y yo que no estoy acostumbrada a creer que las cosas me pueden pasar a mí, estuve en una nube durante el primer mes. Si bien es cierto que en mi caso recurrí al tratamiento para preservar mi fertilidad ( por si acaso en un futuro quería ser madre ), no esperaba quedarme embarazada tan rápido, además el día de la transferencia embrionaria estaba con un catarro tremendo y fiebre.

Pero se obró el milagro, os conté en un post por encima el proceso y prometo que cuando tenga más tiempo profundizaré en cada etapa del mismo.

Ha terminado un gran año, el año en el que he podido ser madre de un bebé fantástico llamado Hugo, comenzar a crear una familia y dar un paso adelante importante en mi vida.

Y si... parece ayer cuando Sergio y yo íbamos a las consultas, cuando comíamos cerca del centro de fertilidad y charlábamos sobre la idea de ser padres.

A las que estáis pensando en ello tened mucho cuidado porque a veces los sueños... se cumplen !


Eseoese: abrigo

Zara: pantalón y jersey

Pandora: anillo

Luxenter: colgante

Giossepo: botas

Furla: bolso vía Spartoo