24/12/17

Feliz Navidad


Lo siento pero he tenido que secuestrar a este Papá Noel y traérmelo a casa, mirad lo concentrado que está el pillín escuchándome...
Sabíais que Papá Noel tiene un vicio ? Mirad la segunda foto y lo descubriréis, aunque algunos os lo podréis imaginar👶🏻. Hugo os desea FELIZ NAVIDAD ! ❤️


14/12/17

Recuperar la esperanza


Si tengo que ser sincera el espíritu navideño no es mi fuerte, a veces esta fecha pasa a ser todo lo contrario a lo que había sido... pero algo está cambiando, Hugo merece vivir estas fechas al máximo aunque tenga 5 meses.

Dicho esto, el otro día bajé al trastero y subí el árbol, desde luego no es que sea muy apto para niños ( podéis ver que está lleno de adornos de cristal en la última foto ) pero este año todavía servirá. 
No lo pasé muy bien decorando... pero al ver su cara de sorpresa cuando encendimos las luces, el mal rato mereció la pena.
Después del árbol pensé en el Belén y aunque hace bastante que dejé mi Fe a un lado quiero darle la oportunidad a Hugo de educarse en los mismos valores que lo hice yo y a los que aunque reniegue me sigo aferrando.
Tan pequeño y sin sospecharlo nos ha traído toneladas de amor del bueno, nada en la vida es fácil, la vida duele pero hay que esforzarse por los que vienen y al hacerlo nos estamos salvando más de lo que imaginamos.

Gracias pequeño, has hecho que la Navidad llamase a la puerta de nuevo...




2/12/17

Balance de estos cuatro meses


El tiempo vuela, antes no me daba cuenta ( o no quería darme ), pero cuando nació Hugo los días y sus cambios comenzaron a pasar a la velocidad del rayo, todavía recuerdo las primeras noches en casa cuando comenzaban los cólicos y me moría de los nervios.

Recuerdo que Sergio me dijo " Ahora comienza una etapa muy dura pero pasará ", yo lo miraba con incredulidad pensando que nunca acabaría despertarnos cada hora durante la noche y es que por mucho que te lo cuenten piensas que eso no te va a pasar a ti... es una experiencia preciosa pero dura. 

Renuncié a la lactancia materna, como ya os conté, sin haberlo previsto y eso por extraño que parezca me ayudó un poco en la recuperación de la cesárea, Sergio daba la mayoría de los biberones y era una escena tan maravillosa que me quedaba embobada mirándolos, quizá no era lo deseado pero era una situación llena de ternura.

A duras penas hicimos de nuevo una mudanza cuando Hugo tenía tan sólo unos días, contamos con la ayuda de mis padres y la verdad es que se quedó en una anécdota un poco agridulce porque lo lógico hubiese sido estar acomodados pero durante el embarazo tanta ida y venida a Zaragoza buscando nuestro nidito fue muy estresante y poco agradable.

Poco a poco todo estuvo en su sitio y aunque todavía estoy dando los últimos retoques a nuestro nuevo hogar ya puedo disfrutar un poco de cierta calma.
Por supuesto los cólicos pasaron después de tres meses, como vaticinó nuestra pediatra y Hugo comenzó a dormir del tirón.

El balance es positivo, porque ha sido un cambio en nuestras vidas lleno de amor y sentimientos que desconocíamos, ser madre me ha enriquecido como persona y cambiado aspectos de mi personalidad que daba por perdidos.
Estos cuatro meses los hemos superado con paciencia, amor y mucho apoyo diario de las personas que más nos quieren, esas personas que dan sin pedir nada a cambio y que sólo quieren verte feliz.
Poco a poco se ha ido borrando lo más duro y afianzándose lo más bello.

Repetiríamos ? Eso ya forma parte de otro post de quizá otro año ;).


Zara: botas, jersey y pantones

Purificación García: bolso

Pendientes: Agatha Paris