Mostrando entradas con la etiqueta Looks. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Looks. Mostrar todas las entradas

9/4/18

Perder peso después del embarazo



Abril está resultando un mes muy productivo, por primera vez he dejado a Hugo en casa para viajar a Madrid y no fue tan mal como esperaba, en un par de semanas viajaré a Valencia y acabaré el mes en Alicante acudiendo a una presentación que me tiene muy ilusionada y que si me seguís por Instagram descubriréis de qué se trata.

Tengo unas ganas inmensas de colgar el abrigo pero la primavera se resiste y nos está regalando unas semanas un tanto lluviosas, con lluvia o sin ella, sigo siendo práctica a la hora de vestir y cuando entro en una tienda los vestidos largos y los palazzo son mi principal objetivo.

Si habéis dado a luz hace unos meses os recomiendo estas dos prendas porque estilizan la figura al máximo y dan la tan necesaria libertad de movimiento que exige un bebé.

Me seguís preguntando mucho si he hecho algo para perder peso después del embarazo, os conté que engordé muchísimo pero era casi todo líquido y no me ha sido muy difícil perderlo, no he hecho nada especial, el estrés de la maternidad creo que ha sido la principal causa.

Tampoco me importaría quedarme como estoy pero me gustaría sacar un poco de tiempo para hacer un poco de ejercicio, de momento dar largos paseos con Hugo me ayuda pero siento que necesito algo más, si lo consigo ya os contaré...

No os agobiéis con el peso y si me permitís un consejo huid de las " dietas milagro ", lo importante estar y sentirse bien mediante una dieta sana, en casa sabéis que hemos cambiado la alimentación pero quiero dejar claro que una vez a la semana nos damos el capricho de comer lo que nos apetece.

Los cambios en la figura tras el parto son evidentes, que nadie os engañe, pero bien merecen la pena cuando vemos a nuestro retoño sonreír.


Zara: zapatos, vestidos y chaqueta

Furla: bolso vía Spartoo

Pandora: anillo

23/3/18

Aceptar la maternidad


Desde que nació Hugo he escrito mucho sobre este tema, la maternidad conlleva muchos cambios y uno de ellos es el escaso tiempo con el que de repente nos encontramos para nosotras ( hablo de nosotras pero los papis también los sufren ), primero nos topamos con un cambio evidente en nuestra figura y con un bajón hormonal ( eso si que no les pasa a ellos ).

Cambios físicos y psíquicos que nadie nos había advertido o que hasta que no se viven no se entienden del todo, nuestro bebé es lo más importante y sacarlo adelante es nuestra prioridad, pero no nos engañemos... llega un momento en el que queremos " reencontrarnos " y sentirnos bien, vernos guapas.

El primer post que escribí fue una especie de grito porque no me sentía cómoda, más adelante me fui adaptando y encontrando mi nuevo estilo, ocho meses después del parto ya puedo decir que aunque sigo sin tiempo, he comprendido que es muy importante redefinirse.

Muchas me preguntáis como lo he conseguido y realmente no he hecho nada extraordinario, habéis ido viendo como he vivido el cambio desde aquel " grito " inicial ( física y psicológicamente ) y no sé si habéis notado que tan sólo ha sido un cambio de actitud.

Acepté que mis hormonas no estaban en su mejor momento y dejé que el tiempo se encargara de hacer su trabajo, asumí que los cólicos no podían durar eternamente y al tercer mes respiré más tranquila, no me forcé a ir de compras porque entendí que era pronto para saber como iba a reaccionar mi cuerpo y disfruté de Hugo.

Todo ha sido cuestión de paciencia y confieso que me he dejado llevar, la maternidad me ha cambiado, por supuesto, pero tan sólo ha sido una adaptación a mis nuevas necesidades, una actitud minimalista me ha ayudado a simplificar y a conseguirlo.

Me sigue gustando la moda pero ahora soy más básica, me apoyo en mi pareja para sacar esos momentitos tan necesarios de ocio y para trabajar desde el ordenador en el despacho.

Otra cosa que me ha ayudado mucho es gestionar mi trabajo de nuevo porque me gusta no considerar ser mamá como único trabajo, tengo la suerte de poder compatibilizarlo y espero que algún día todos los trabajos estén a la altura de la maternidad, porque la mujer necesita ser madre pero también si lo necesita ser independiente y sentirse realizada a todos los niveles que considere.


Total look Zara

Anillo: Pandora

Bolso: Ralph Lauren vía Spartoo

12/3/18

Malva " el color de la temporada "


Sin lugar a dudas el color de esta temporada es el lavanda Victoria Beckham, Michael Kors, Max Mara, Yasmin Sewel, entre otros, los que han apostado por este tono que, a priori, nos puede parecer difícil combinar, sin embargo es un tono relajado, discreto y fácil de llevar.

Los desfiles de primavera ya vaticinaron que no nos íbamos a escapar de esta tendencia y tampoco hace falta que esperemos a que suban las temperaturas para llevar alguna prenda de abrigo en este color.

Mezcla de tejidos en las combinaciones y diferentes tonalidades del mismo hacen que las posibilidades sean infinitas y que no nos podamos resistir, reconozco que al principio era un poco escéptica y que no lo terminaba de ver en mi armario. No me gusta abusar de las tendencias y sólo constituyen un veinte por cien de mi armario, intento trasladarlas a pequeñas prendas para no cansarme de ellas y darles uso otras temporadas.

Para las que seáis como yo, podéis recurrir a algún complemento tipo bolso o zapatos para dar un toquecito del color del momento a vuestro look y para las que seáis más atrevidas combinándolo con amarillo iréis a la última ( tampoco hace falta llevar al extremo el tándem violeta-amarillo, con darle un pequeño toque basta ).

Y pensando en lavanda me viene a la cabeza el fantástico vestido de invitada de Julia Roberts en " La boda de mi mejor amigo ", siempre me ha gustado este tono ( al margen del Pantone ) para un vestido de invitada.

Muchas son las tendencias esta primavera 2018, pero sin duda esta va a ser una de las más bonitas.


7/3/18

Una mamá muy básica


Tengo ganas de primavera, de ropa ligera, jersey finito y como mucho una perfecto, durante el embarazo engordé muchísimo y me asusté una barbaridad pero como tampoco me reñían los médicos porque siempre había estado muy delgada me confié y comí por veinte.

Tenía un hambre atroz y me pasé con los dulces ( y con todo lo que no se debe comer ), pero lo mío era ansia viva, que se fue cuando vino Hugo al mundo. El cambio en el apetito fue brutal, supongo que por un tema meramente hormonal.

El caso es este aumento de peso mucha gracias tampoco me hacía y por suerte perdí casi todo, sabéis que se engorda por retención de líquidos en la mayoría de casos.

Para ser sincera todavía me sobran 4 kilos pero esto es relativo, ya que como os explicaba, siempre había estado muy delgada. Lo que me fastidia es que al ensanchar un poquito, hasta que vuelva todo al sitio me ha tocado renovar armario.

Y eso si que es un verdadero rollo, porque entre el poco tiempo que tengo para ir de compras y que estoy " readaptándome " a mi nuevo estilo de vida voy haciendo lo que puedo.

Mi truco consiste en tirar de básicos e ir cómoda, necesito rapidez al cambiarme y un bebé no permite ir llena de complementos ni prendas demasiado delicadas.

Pero me siento muy identificada con el cambio y es que tampoco era una fashion victim, la sencillez siempre me ha caracterizado y por eso no me está costando.

Ser mamá también significa aprender a aceptar cambios físicos y en el estilo de vida, pero merece la pena y sacando un poquito de tiempo para cuidarse, todo vuelve a su sitio, y si no vuelve o tarda... tampoco pasa nada porque hemos creado una nueva vida y pocas cosas en el mundo son tan gratificantes y bonitas.















Mango: jumpsuit

Massimo Duti: perfecto

Michael Kors: bolso vía Spartoo