15/12/18

Por un mundo más bonito



Después de una semana sin parar con el tema ( post anterior ), me apetece descansar, me apetece sentarme a reflexionar y comenzar en Enero de una forma distinta.

Después de ocho años desde mi primer blog estoy viendo como se pierde la esencia pero también como pese a tanta competencia desleal también hay gente honesta ( como en todo ), gente que merece la pena.

Recibo tanto cariño a través de las RR.SS que sólo me permito el lujo de seguir adelante agradeciendo la suerte que tengo de poder escoger el contenido que quiero para mostrar, de poder contar con firmas que confían en mí y sobre todo de poder rechazar lo malo e ir viendo como poco a poco Instagram promete poner las cosas en su sitio.

No voy a cambiar el mundo, pero no por ello voy a cambiar, en todo caso intentaré aportar mi granito de arena para hacerlo más bonito, esa sensación a veces de ir contracorriente es dura, pero los buenos resultados requieren sacrificio y tiempo, mucho tiempo.

" Dicen " que he sido valiente, pero siempre me ha gustado hacer frente a todo lo que considero injusto aunque a veces me haya salido caro.

Pero sabéis qué ? Puedo dormir tranquila sabiendo que tengo likes y gente real en mi perfil, que entregamos nuestras estadísticas y que escogemos el contenido que queremos promover, otros no pueden ;).

Ni que decir tiene que habrá vídeo sobre el tema pero será más adelante, ahora toca descansar y disfrutar estas Fiestas como se merece.

Nuestra pequeña gran familia tiene muchos planes y grandes cambios para el próximo año y vamos a seguir compartiéndolos con vosotros porque os estamos muy agradecidos.

Cambiando radicalmente de tema, estas fotos son de uno de esos días tan nuestros por el parque, disfrutando de Hugo y de sus avances, cada día le llama todo mucho más la atención y nosotros babeamos viéndolo.

Este seguramente será el último post hasta el próximo año y aquí cerramos una etapa, en Instagram seguiremos compartiendo nuestra segunda Navidad como papás y promete ser todavía más especial que la primera.

Hugo nos llena, nos llena tanto que sentimos que podemos superarnos, cómo es posible que un pequeño nos recargue las pilas pese a no dejarnos mucho tiempo libre ? 

No hay duda... nos agota pero nos rejuvenece !





No hay comentarios: