4/11/18

Juegos simbólicos



El juego simbólico es aquel en el que predominan los símbolos, los objetos que utilizamos tienen un significado añadido.

En cuanto lo real pasa a ser imaginario, lo literal se convierte en fantasía.

La capacidad de simbolización empieza en el segundo año de vida y se desarrolla a lo largo de la infancia, apoyada a través del lenguaje y de su complejidad, que también va en aumento.

Algo muy importante en el juego simbólico es el juego compartido. Primero con la madre y más tarde con los otros niños.

El lenguaje permite llegar a acuerdos con los niños que comparten el juego y esta colaboración se establece gracias a la implementación de un objetivo común, y a la aceptación de unas mismas normas del juego.

Conforme los niños se van haciendo mayores, el juego gana en complejidad y pasa a realizarse en grupo, esto es crucial para el proceso de socialización.

No debemos olvidar que es un juego y que sirve para pasarlo bien pero puede ser un vehículo de aprendizaje o instrumento de terapia.

Como instrumento de aprendizaje:

En el aula, al menos hasta los seis años, el juego simbólico es el mayor instrumento de aprendizaje que existe y las escuelas son muy conscientes de ello, un ejemplo sería una cocina de juego con utensilios para cocinar alimentos, un rincón de cuentos de tamaños y texturas diferentes, un rincón de peluquería, otro de coches y garajes, otro de música...

Organizar la clase en rincones es una estrategia pedagógica que permite desarrollar distintos aprendizajes y facilitar la integración del niño.

Se organizan pequeños grupos que juegan a la vez, con supervisión de sus maestros y pedagogos.

Jugando interactúan entre sí, imitan a los adultos, se ponen en su lugar y van construyendo sus propias narraciones simbólicas sobre la realidad social.

De este modo desarrollan la imaginación, la creatividad, que negocian con su pequeño grupo, a fin de crear una narración compartida. Se expresan e intercambian emociones tanto positivas como negativas.

De este modo, la inteligencia emocional y la racional se van desarrollando con el acto de jugar.

El juego simbólico como instrumento de terapia:

El juego simbólico es esencial par el desarrollo de habilidades cognitiva, lingüísticas, emocionales y sociales en los niños. 

Por ese motivo es es un buen instrumento para utilizar cuando surgen dificultades a cualquiera de esos niveles, y desplegar un buen enfoque terapéutico.

Muchos terapeutas utilizan lo que se conoce como terapia de juego y así establecen una alianza con el niño, a partir del juego compartido entre el terapeuta y el pequeño paciente éste expres sus sentimientos, su vergüenza, su frustración, su miedo, su angustia ayudando al terapeuta a entenderlos.




Cocina: Molto


No hay comentarios: