31/12/17

Parece que fue ayer...


Comienza 2018 y todavía me parece ayer cuando acababa de hacerme la prueba de embarazo apenas seis días después de la FIV, no esperaba que todo fuese bien a la primera, Hugo era uno de los embriones campeones que había pasado un DGP y decidió quedarse con nosotros.

Aquel momento fue mágico, supongo que todos los tests positivos lo son, pero la incertidumbre que conlleva un tratamiento así lo multiplicó por mil !

Todo salió bordado, y yo que no estoy acostumbrada a creer que las cosas me pueden pasar a mí, estuve en una nube durante el primer mes. Si bien es cierto que en mi caso recurrí al tratamiento para preservar mi fertilidad ( por si acaso en un futuro quería ser madre ), no esperaba quedarme embarazada tan rápido, además el día de la transferencia embrionaria estaba con un catarro tremendo y fiebre.

Pero se obró el milagro, os conté en un post por encima el proceso y prometo que cuando tenga más tiempo profundizaré en cada etapa del mismo.

Ha terminado un gran año, el año en el que he podido ser madre de un bebé fantástico llamado Hugo, comenzar a crear una familia y dar un paso adelante importante en mi vida.

Y si... parece ayer cuando Sergio y yo íbamos a las consultas, cuando comíamos cerca del centro de fertilidad y charlábamos sobre la idea de ser padres.

A las que estáis pensando en ello tened mucho cuidado porque a veces los sueños... se cumplen !


Eseoese: abrigo

Zara: pantalón y jersey

Pandora: anillo

Luxenter: colgante

Giossepo: botas

Furla: bolso vía Spartoo

No hay comentarios: