1/12/17

El camino de la felicidad


Hugo ha cumplido ya cuatro meses y parece que fue ayer cuando decidí ser madre, nadie te cuenta lo que significa esa palabra porque para entenderla hay que sentirla.

Ser madre me ha ayudado a entender el significado de muchas cosas pero también el lado más duro de la palabra sacrificio, por otro lado sigo cultivando la paciencia y Hugo me está ayudando a sacar nota en esta asignatura pendiente. 

He comprendido que nada va a ser igual que antes y ahora relativizo muchísimo más cualquier problema. Hay algo que me preocupa y es el tiempo, me he dado cuenta que pasa demasiado rápido y me gustaría detenerlo, quiero verlo crecer pero más despacio...

También es cierto que tengo los sentimientos a flor de piel y muchos más miedos porque aunque ahora soy más fuerte también soy mucho más débil.

Sigo insistiendo en querer organizarme y cada vez me doy más cuenta que improvisar es lo más apropiado, porque cada semana es un nuevo reto, una nueva etapa y un nuevo comienzo.

Ahora sé que la vida es distinta a como me la había imaginado y me gusta mucho más, ahora la vivo con una motivación diferente y me siento con fuerzas para seguir adelante, porque hubo un momento en el estuve perdida y ahora una sonrisa inocente me muestra cada día cual es el camino de la felicidad. 

Un camino más paciente, más humano y menos egoísta.


Zara: vestido y botas

Furla: bolso vía Spartoo

Joolz: cochecito

No hay comentarios: