15/10/17

No tengo tiempo !


Cuando pensaba que me había organizado mejor y os lo contaba alegremente a la vuelta de nuestro viaje, me he dado cuenta que pese a que ya no es el caos del primer mes no es ni mucho menos tan " bonito " como esperaba.

A ver... sé que la maternidad es dura, que un niño te mantiene ocupada las 24 horas y que Hugo no llega a los 3 meses, pero también entiendo que soy demasiado autoexigente a la hora de desempeñar cualquier tarea. Necesito que el día tenga muchísimas más horas y lo siento señores, pero  no llego a todo como me gustaría.

No se trata de ser una esclava de la maternidad, sino de disfrutarla y por lo que veo todavía no he encontrado la mejor manera de hacerlo, por otro lado tengo la gran suerte de repartir las tareas con Sergio y cuento con su comprensión ( y él con la mía ) pero ni con esas.

Así que he analizado la situación y veo que no termino de priorizar lo que realmente importa, quiero que todo esté perfecto ( y al día ) y eso no es viable. Pensaba que el síndrome del nido no duraba tanto y...

Por este motivo me he planteado aparcar el blog y las RR.SS, pero después de meditarlo no creo que sea una buena idea porque este medio me gusta, me motiva y me ayuda a sentirme bien.

Solución: 

" Dejar de exigirme tanto como madre, como persona, como mujer.. "

Voy a ponerlo en práctica las próximas semanas, a sacar tiempo para mimarme un poco, sé que nada volverá a ser igual pero presiento que será mucho mejor, si otras mamás pueden yo también y estoy segura que con un poco de paciencia y repasando la lista de prioridades llegaré a ese tan ansiado término medio.



Compañía Fantástica: vestido

Furla: bolso vía Spartoo

Zara: mules


2 comentarios:

Missestilos dijo...

Yo también me platee sacar un poco más de tiempo para mi pero cuando parecía que todo se estabilizaba llegamos a los 4 meses y todo comenzó a ser más movidito e Itzel más demandante que antes. Ojalá tu lo consigas, yo por ahora no lo logré. Besitos!!

www.missestilos.com

Señora Maple dijo...

Efectivamente. Estás todavía en ese proceso de comprender que nada puede funcionar como antes. Yo un día dejé de fijarme en lo que no estaba hecho y empecé a fijarme en lo que había conseguido ese día. Comer. Una lavadora. Salir a dar el paseo...ánimo, que poco a poco se va disfrutando más.