22/5/17

La fecundación in vitro, una experiencia muy positiva


Como todos sabéis me sometí a una FIV para quedarme embarazada, nunca os he contado mi experiencia en profundidad y me lo habéis pedido muchísimo, además sentía la necesidad de escribir sobre este tema porque cuando decidí hacerla me encontré con muchas experiencias negativas en Internet. 

Si bien es cierto que en ocasiones las opiniones pueden estar sesgadas o ser excesivamente subjetivas, cada vez que leía algo llegaba a la misma conclusión: NO ERA UN CAMINO FÁCIL.

Como es lógico no me hizo ningún bien y eché de menos experiencias positivas, no entendía que de alguna manera las estadísticas fuesen por un lado y la realidad por otro.

Así que cogí fuerzas y me preparé para lo peor, iba en cierta manera desilusionada y pensando que era el comienzo de un camino tortuoso, que el NO, ya lo tenía y al menos lo habría intentado.

Tengo que confesar que acudí sin tener, en principio, ningún problema para concebir, pero quería preservar mi fertilidad ya que por motivos varios no había podido ser madre antes.

Con el paso de los años la reserva y calidad de los ovocitos disminuye y desgraciadamente esto, es una sentencia para la mujer que ve peligrar ser madre, al menos con sus propios óvulos.

Reconozco que llegué a pensar en la posibilidad de intentarlo con donación de óvulos si en varios intentos no lo conseguía, en primer lugar porque ser madre es algo que va mucho más allá y en segundo lugar porque no iba a dejarme la vida si mi reserva ovárica ya no estaba en condiciones.

Todos estos pensamientos surgían una y otra vez al leer, repito, experiencias que no me beneficiaban en modo alguno y que me generaban más ansiedad. 

Pero la realidad fue muy distinta, acudí a un prestigioso centro en mi ciudad ( Valencia ), que contaba con los mejores avances y un reputado laboratorio. Decidí en todo momento dejarme llevar por, el que es uno de los mejores especialistas en reproducción asistida de este país.

Sin duda acertó de pleno con las dosis hormonal que me administró para conseguir una buena extracción ovocitaria, mi cuerpo respondió en todo momento de acuerdo a mi reserva ovárica, que era muy buena.

Tras la extracción me recomendaron hacer DGP ( diagnóstico preimplantacional ) a los embriones que llegasen al estadio de blastocisto, os confieso que me daba muchísimo miedo hacerlo... una vez más leer sobre este tema NO me ayudó en absoluto.

Pero la sensatez se impuso y pensé que el equipo médico tenía razón y que el DGP, ayudaría a evitar fallos de implantación, reconozco que tuve mucho miedo a quedarme sin ninguno pero no fue así.

Al hacer esta prueba tuvimos que esperar el resultado y por lo tanto un ciclo para la transferencia de uno de ellos.

Más adelante, si queréis, os contaré en detalle cada etapa de la FIV y dedicaré un post en profundidad a cuestiones que considero importantes, hoy tan sólo me apetecía deciros que confiéis en un buen centro, que no cuestionéis sus procedimientos y que os dejéis aconsejar.

El 90 por cien de las mujeres que inician una FIV se quedan embarazadas, puede que no sea a la primera como fue mi caso, pero lo logran ! 

Mi experiencia fue positiva ( nunca mejor dicho ) y pronto pequeñín estará con nosotros y si algún día me animo de nuevo, cuento con mis embriones criogenizados que son todo unos campeones.

La foto es pequeñín cuando era un blastocisto ;).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso como lo cuentas:-),deseando saber como te fue en la FIV. Besos guapa.@marisantiso_manualidades

Sandra dijo...

Estoy a punto de empezar una FIV y me encantaría saber más, gracias por contar tu experiencia.