17/1/17

Pruebas durante el primer trimestre de embarazo




Si el otro día os hablaba de mi balance en el primer trimestre hoy os quería hablar de las pruebas que nos tenemos que realizar durante esta primera etapa.

El primer y segundo mes ( en mi caso ) me hicieron ecografías cada 15 días, la primera fue para confirmar que había saco vitelino y fue un poco por casualidad ya que marqué y nos fuimos directos a urgencias, como buenos novatos nos asustamos mucho y creo que en realidad a cualquiera le hubiese pasado.

Tras este primer susto que quiero que sirva para que os no os agobiéis si os pasa, sobre todo si no hay dolor, porque puede ser perfectamente el sagrado de implantación en fases muy tempranas del embarazo.

En la segunda ecografía ya pudimos escuchar su corazón y fue un momento muy emotivo, por primera vez era consciente de la vida que ya había dentro de mi.

Dos más nos hicieron hasta la llegada de la famosa doppler para la medición del pliegue nucal, quiero decir que nosotros ya íbamos muy confiados a esta prueba aunque suene raro porque nuestros embriones habían pasado el DGP ( diagnóstico genético implantacional ) ya que nos sometimos a un tratamiento para congelar embriones, no porque tuviésemos ningún problema para conseguir el embarazo sino porque por edad decidimos tener una reserva por si en un futuro decidíamos volver a ser padres y así descartar cualquier anomalía cromosómica.

Quizá me plantee hablar algún día sobre el tratamiento ya que sé que sois muchas las que os os decidís por una FIV y mi experiencia fue buenísima, aunque os advierto que muy dura a pesar del tremendo éxito.
También soy consciente que no es lo mismo recurrir a una FIV por problemas de fertilidad que para preservar ( criogenizar ) embriones como en nuestro caso, aún así el tratamiento es el mismo y no por ello menos duro.
Pero si quería dejar claro que para mi el DGP fue un gran descubrimiento ya que tener mi reserva de campeones fuertes es un alivio tremendo, así que si os decidís no dudéis que lo mejor es hacer todo cuanto esté en nuestras manos para favorecer la implantación y no sufrir más de lo necesario.

Y siguiendo con la medición del pliegue nucal, nuestro pequeñín le había cogido gusto a estar boca abajo por lo que me mandaron a pasear un rato y a tomar una Coca Cola para que se moviese un poco, al final nos dejó hacérsela sin problema y todo salió como era lo esperado.

También os quiero recordar la importancia de las analíticas de sangre para descartar cualquier tipo de problema como un mal funcionamiento de la tiroides, hierro bajo... también de orina cada vez que os hagan una extracción.

Por último quiero hablaros del test de O´Sullivan, esta prueba no da un diagnóstico exacto, se realiza para identificar a las mujeres en riesgo de tener diabetes gestacional. En aquellos casos en los que la glucemia plasmática al cabo de una hora es igual o superior a 140 mg/dl se considera el test de O´Sullivan positivo, algo que ocurre entre el 15 y el 23% de las veces. En estos casos se deberá realizar otra prueba: un Test de Tolerancia a la glucosa ( TTOG ), para confirmar el diagnóstico de diabetes gestacional.

El test de O´Sullivan no está exento de falsos positivos, es decir que puede resultar positivo sin tener diabetes gestacional, y ese fue mi caso, así que no me libré del TTOG pero fue un alivio.

Y hasta aquí las pruebas de este primer periodo, nos vemos is queréis en mis redes sociales donde también os voy contando muchas cositas.