3/9/18

Al agua patos !


Cuando pensé en llevar a Hugo a la piscina me surgieron algunas dudas, muchos os reiréis pero como mamá primeriza ni siquiera sabía si un bebé debía llevar pañal... por suerte me leí las normas antes de comprar pañales especiales ya que en nuestra piscina consideran que en caso de aguas mayores lo mejor es limpiar las heces y vaciar o purificar el agua según el caso.

Y me parece algo lógico porque llevarlas en el pañal aumenta el riesgo de contaminación bacteriana, algo poco saludable para el resto de bañistas.

Dudas resueltas y bien equipados, porque ya sabéis que un bebé necesita mil cosas, nos sorprendimos de lo valientes que son los niños en el agua y no es de extrañar porque les debe recordar su estancia en el útero.

Hugo no se quejó de la temperatura y no dejó de reírse, disfrutando de los juegos que le hacíamos y de ser el centro de atención porque es un comprometedor que recurre a la tos o lo que haga falta cuando alguien nuevo lo ignora.

De momento no le hemos ido a la pequeñita porque aunque le hemos comprado los famosos manguitos todavía no anda bien y nos resulta muy incómodo estar con dos palmos de agua.

Ni que decir tiene que no le gusta salir y que es un disfrutón, para muestra estas fotos que le hicimos el primer día y que dejan claro que está en su salsa, después de la experiencia tengo muy claro que el siguiente paso será apuntarlo a un curso de natación.


2/9/18

Tomar decisiones


La vida es una constante toma de decisiones, pequeñas o grandes, pero siempre importantes para avanzar e ir sorteando obstáculos, hace más de un año decidí venir a Zaragoza y adaptarme me sigue costando bastante porque son muchos los motivos que me unen a mi ciudad, además de los obvios.

Pero tengo que decir que cada día me siento más cómoda, en primer lugar porque con la familia de tres que hemos creado todo resulta más fácil y en segundo lugar porque nunca dejo pasar mucho tiempo sin volver a Valencia.

No sabemos a ciencia cierta cual será nuestro destino definitivo pero sé que ha llegado el momento de tomar decisiones, cuando tienes un hijo cambia todo a la velocidad del rayo y aunque soy de las que piensa en el día a día no puedo evitar preocuparme por su futuro.

Tengo la sensación de que Hugo crece muy deprisa y que los días se me escapan porque me faltan horas, cada pequeña escapada o descanso lo disfruto mucho más que antes de ser mamá y valoro el doble cosas que antes me pasaban desapercibidas.

Es el momento de sentarse y reflexionar, sin prisa pero sin pausa, de momento no quiero contar más pero espero poder hacerlo pronto y poder celebrarlo con vosotros.


Zara: mono

Pepe Moll: clutch

Rockport: sandalias vía Spartoo

25/8/18

Suspendemos el viaje, vuelven los dientes...


Estamos disfrutando mucho las vacaciones y aunque hemos decidido suspender el viaje a Cantabria porque Hugo lo está pasando verdaderamente mal con la salida de nuevos dientes, hacemos lo posible para que se distraiga.

Después de tener todo planeado creemos que no es el mejor momento, Hugo empieza nueva alimentación y le está costando acostumbrarse, por otra parte sus encías inflamadas nos traen de cabeza porque no hay nada que calme su dolor y nerviosismo, el calor tampoco ayuda...

Como colofón su tripita está revuelta a causa del famoso virus mano-boca-pie, que siempre coincide con la salida de los dientes y la inflamación de encías, haciendo que las heces sean más blandas y con mucosidad.

Este es un tema muy polémico ya que algunos expertos asocian estos síntomas a la salida de los dientes y otros afirman que se deben a otras enfermedades y que el hecho de que coincidan es meramente casual, por ejemplo, la fiebre que muchos achacan a la inflamación de encías en realidad se produce porque el bebé se lo lleva todo a la boca y está en contacto con gérmenes.

Con este panorama no nos hemos visto muy valientes para viajar y tener que estar buscando las urgencias más cercanas, así que nos lo hemos tomado con calma y pensamos que el año que viene disfrutará mucho más de un viaje tan bonito.

Muchos de los que me leéis sabéis que con un bebé todo es impredecible y que hay que saber adaptarse a una nueva situación con humor y afrontar cada etapa con mucha paciencia.

Mi mantra es " todo pasa " y mientras, nos armamos de recursos para que Hugo se distraiga y agote al máximo.

La dentición del bebé no es fácil, es una de las etapas más duras y prolongadas, dicen que si tuviésemos que soportarla siendo adultos lo pasaríamos mucho peor, y es que no sólo nos traen de cabeza los síntomas, sino que el hecho de que el bebé todavía no sepa decirnos con palabras lo que le pasa exactamente desespera... 

Recurrir a cosas fresquitas, masajes de encías, mimos y otros remedios de los que os hablé hace tiempo pueden ser efectivos pero hay momentos en los que sólo queda tener paciencia, mucha paciencia... 


Adidas: sandalias vía Spartoo