13/5/18

Fondo de armario


Son pocas las veces que me arriesgo con tendencias excesivas, siempre os recomiendo hacer un fondo de armario que se adapte a nuestro físico y personalidad para no acabar con el armario " lleno de nada que ponerse ", menos es más y no por tener más prendas vamos a tener cubiertas nuestras necesidades, muy al contrario nos crearán confusión.

Es un tema de practicidad y economía porque salvo algunas tendencias que duran años hay otras tan fugaces que no merecen demasiada atención.

Lo más importante es ser capaces de adquirir prendas básicas que combinen a la perfección con las tendencias de temporada y que enriquezcan nuestro fondo de armario.

Recordad que se lleva aquello que nos sienta bien y nos gusta, hoy en día cualquier estilo puede estar de moda, sólo hay que saber llevarlo con personalidad.

Para lograrlo, si no sabéis cómo empezar, podéis contratar el servicio de un profesional, a largo plazo estoy segura que lograréis ver que es más rentable que llenar el vestidor de prendas que acaban olvidadas.

Un truquito que utilizo es analizar las tendencias y no comprar más de diez prendas poco atemporales, además intento seleccionar aquellas que se adaptan a mi estilo y no son demasiado estridentes, porque aunque la moda es cíclica suelen cansarme a la hora de reutilizarlas de nuevo en años posteriores.

Un claro ejemplo es el look del post de hoy donde combino tres tendencias estrella de este verano ( el rosa, los topos y las deportivas ) pero sé perfectamente que a cada una de ellas podría darle un uso muy distinto con looks menos arriesgados.

Aprender a soltar y evitar compras impulsivas, desprenderse de aquellas prendas que por cariño mantenemos pero que ya se ven desgastadas y otras que hace más de dos años que no nos ponemos.

Espero que estos consejos os hayan servido de ayuda para organizar un poco mejor vuestro fondo de armario de una forma más útil y práctica, desde que soy mamá mi espacio es más limitado y ser más selectiva a la hora de comprar es una prioridad.



Zara: total look

Purificación García: bolso

Amor incondicional


Mi hijo es mi motor, por él me levanto por las mañanas con vitalidad para afrontar un nuevo día, es mi inspiración y el sentido de mi vida, ese impulso que necesito para seguir a pesar de todo.

Gracias a la maternidad he conocido un amor incondicional que no languidece con el paso del tiempo, al contrario, es un amor que crece, no conoce límites y me ayuda a superar cualquier obstáculo sobre todo cuando se trata de cuidar de su bienestar.

Un amor que me ha cambiado y aportado beneficios a nivel personal, un amor incondicional que enriquece mi mundo.

Ahora entiendo que biológicamente estoy preparada para asegurar su supervivencia y el bienestar, que es un instinto irracional el que me impulsa a hacerlo.

Soy más fuerte porque tengo la responsabilidad de cuidar de la vida de otro ser humano que me ha regalado una nueva esperanza y que ha hecho renacer en mí la alegría.

Todo mi esfuerzo ha cobrado un sentido mucho más grato y mi vida imperfecta es más amena.

La perfección no existe pero la maternidad es algo tan bonito que nos facilita las cosas y nos vuelve más justas, pacientes, honestas y amables con nosotras mismas.

Cuento con una nueva base realista y saludable sobre la cual dejo trabajar a la inspiración que me aporta y que me hace invencible.

Es mi inspiración porque él provoca en mí un sentimiento especial que de manera espontánea miles de ideas para resolver cualquier problema y superar cualquier dificultad.

Ese amor transforma porque tiene que ver con querer a alguien más que a una misma.

Porque cada hijo enciende en su madre un fuego infinito que se alimenta todos los días de abrazos, de besos, de lágrimas, de dolores, de dientes de leche, de cartas, de dibujos en la nevera y hasta de noches en vela ( Isabel Allende ).



9/5/18

Motivación y maternidad


Como os conté estoy pasando una semana en mi ciudad aprovechando para trabajar muchísimo, necesitaba este ritmo, me gusta el blog y me gusta llenar mi agenda de actividades y nuevos descubrimientos para informaros a través de mis RR.SS.

Sólo soy una mujer más ( de tantas ) que trata de organizarse y que ha adaptado su día a día a la maternidad.

Al principio no sabía si sería capaz de aunar las dos cosas pero poco a poco y escogiendo temas que se adaptan a mis nuevas circunstancias, y que considero de mayor interés, no ha habido problema.

Me gusta sentarme y escribir relajada ( a poder ser con una infusión ) para no descuidar esta ventanita que abrí hace siete años, siete años compartiendo con vosotros cosas buenas y otras, que no lo han sido tanto.

Mis necesidades e inquietudes han cambiado al igual que mi persona y fruto de ello es esta nueva temática más centrada en la maternidad.

Ser mamá es importante pero sentirse bien por dentro y por fuera es imprescindible para hacerlo de forma correcta y seguir creciendo.

Tuve una etapa en la que pensé en abandonar, estaba cansada y no tenía tiempo para seguir con la dureza de tanta red social pero simplemente bajé el ritmo, pienso hacerlo cada vez que lo necesite, pero sólo para coger aire y empezar de nuevo.

Hace siete años no éramos tantos lo que nos atrevíamos a iniciar un blog, en estos momentos la competencia es brutal, las exigencias muy distintas, tanto que me veía incapaz de llegar a la perfección a la que estamos acostumbrados.

Pero lejos de quedarme en el camino decidí seguir siendo yo sin más artificios que mi realidad y siendo consciente de la lo laborioso que es escribir un blog, cuando Instagram concentra tanta atención. 

No quiero perder mi esencia y haber crecido con muchas de vosotras que seguís a mi lado años después, me llena lo suficiente como para seguir ilusionándome. 


Total look: Zara

Bolso: Furla vía Spartoo